1/1

ENCUENTRO DE MUJERES Y

HOMBRES NOTABLES

Compartir un almuerzo y un despliegue notable sobre una seda notable 

Elvira Hernandez

Virginia Errazuriz 

Catalina de la Cruz 

Elvira Balcells 

Carlos Cociña 

Francisco Brugnoli

Walter Bee

Martín Gubbins

Samuel Salgado

Prem Saryo

Fernando Pérez

Felipe Cussen

Rodrigo Gómez Rovira

DOMINGO 12 DE MAYO 2019 EN CONTEXTO A LA OBRA ALTERACIONES DE CHILE DE MARTIN GUBBINS

DESPLIEGUE NOTABLE   

Lluvia

 

Ablanda

Abruma

Aburre

Aguja

Alegra

Anega

Arrecia

Baila

Brava

Bravía

Brutal

Cala

Calma

Cansa

Canta

Chispea

Choca

Chucea

Ciega

Compacta

Cruel

Desgasta

Devora

Diluvia

Directa

Doblega

Embota

Empapa

Encharca

Encierra

Eterna

Febril

Fina

Fría

Fuerte

Furiosa

Genera

Golpea

Gotea

Gruñe

Harta

Hachea

Hechiza

Insiste

Inunda

invade

Jaba

Jarrea

Jobada

Kungfú

Larvada

Lavada

Libre

Limpia

Madruga

Metralla

Milagros

Música

Mustia

Nefasta

Nívea

Nubada

Nubazona

Ñecuda

Ñenga

Ñola

Ofrece

Orea

Orilla

Oscura

Oxida

Peligro

Placeres

Pruebas

Puntual

Pura

Quark

Que

Qué

Querida

Rebota

Recta

Refresca

Resbala

Resiste

Rotunda

Rugiente

Sagrada

Satura

Seria

Silva

Suena

Telúrica

Terca

Trasnocha

Vigila

Visita

Vital

Zigomorfa

Zigurat

Martin Gubbins 

Poema pertenece al libro que recientemente esta escribiendo. 

Esercizio di traduzione di un concetto metafísico - dedicato a  Emanuele Severino.

Cada uno de nosotros habita una casa, llamémoslo así.

Alrededor, a lo lejos, el páramo.

El fuego está encendido, la mesa bien puesta.

Pero sucede, mirando a través de la ventana, que el viento nos hace creer que nos encontrarnos allá afuera y nos olvidamos en donde estamos de verdad.

Se está en casa desde antes del inicio de los tiempos.

La casa es siempre más acogedora. 

Ahí nos quedamos en lo eterno.

En vez, creemos vivir en la tierra inhóspita que nos ha incautado con el viento.

Estando allá afuera decimos: “Esto es el Mundo; esta es la Vida que nos ha tocado”.

Nos creemos mortales.

Pero cuando se muere no se va a alguna parte. Nos despertamos juntos al fuego.

No mas engañados por el viento.

Tampoco asustados de las sombras y del hielo del Páramo.

Una pobre fábula?

No lo diría así; pero una metáfora sí: del espectáculo que desde hace tiempo intento de indicar.

(El tratar es de la palabra, no de lo que viene indicado).

 

Walter Bee, Santiago de Chile, 27 octubre 2015

1/1

.

 

*hilvanar

- Unir con hilvanes lo que se ha de coser después.

-Dicho de una persona que habla o escribe: Enlazar

 o coordinar ideas, frases o palabras.

-Trazar, proyectar o preparar algo con precipitación.

ETIMOLOGÍA de: 

La palabra hilván procede de hilo y vano.

*hilacha

-Pedazo de hilo que se desprende de la tela.

- Porción insignificante de algo.

- Resto, residuo, vestigio.

(versión tricentenario, actualizada 2017)

 

 

Pre-hilván con hilacha dorada

un almuerzo asoleado

Virginia Errazuriz mayo 2019

1/1

PAGES

Quise probar qué cantidad de páginas en blanco podía tener un documento en el procesador de texto Pages. Mientras más páginas sumaba, el programa corría más lento y el conteo de páginas se volvía más impreciso. Logré acumular alrededor de 600.000 páginas en blanco, hasta que me resultó imposible volver a abrir el documento.

 

I wanted to test how many blank pages a document could have in the Pages word processor. The more pages I added, the program ran slower and the page count became more inaccurate. I managed to accumulate around 600,000 blank pages, until I found it impossible to reopen the document.

                                         

                                                                                                     Felipe Cussen  

UNO

1/1

cuando las cosas se tocan se comunican
cuando las cosas se tocan se establece una relación 
cuando las cosas se tocan transforman su sentido
un nuevo sentido que da sentido a las cosas

cuando las cosas se aíslan solo tienen sentido en si mismas
creemos en esa independencia de las cosas 

creemos en esta separación

la llevamos impregnada como un lunar de sangre en la espalda

1/6

1724

Es un Libro Fotoquímico - ejemplar manufacturado único - , realizado en emulsiones fotográfica del siglo XIX que utilizan nitrato de plata en su formula. Explora sobre la idea de la fotografía como imagen que se construye por medio de la luz. Como señala su nombre: en 1724, dicen los antiguos libros, se descubre que el nitrato de plata se oscurece por efectos de los rayos ultravioleta y no por la temperatura.

Es aquí que comienza la fotografía, y todo lo que vendrá después, hasta hoy.  
1724 articula desde la superposición, acumulación y saturación del metal fotosensible,  una dialéctica que deviene en nuevas lógicas de re-presentación fotográfica.

                  Catalina de la Cruz

prem saryo

Juguetes (en proceso)

 

Salen uno a uno juguetes de una maleta y se disponen sobre la mesa. Comienzan sonando tres cajas de música. Se van sumando de a poco diversos otros juguetes y accesorios (cascabeles, un dinosaurio, una pistola, una tortuga, un pandero) que se le entregan a los participantes indicándoles que los hagan sonar al mismo tiempo. Luego el autor lee fragmentos del texto que sigue. A continuación, se le entrega un trozo de papel con un fragmento de texto a cada participante indicándole que lo lea en voz alta, y se le quita su juguete. Leen todos al mismo tiempo hasta que, a una indicación del autor, guardan silencio.

 

Juguetes esparcidos por el suelo, repartidos por la casa, en todas partes: en la alfombra de la pieza, en el baño, en el pasillo, en la cocina, en los sillones. Un tyrannosaurus rex muerde el brazo de un osito de peluche. Camiones atraviesan los cordones montañosos de cojines. Muñecas descabezadas toman té en diminutas tazas, ladrillos de lego dispersos por el suelo, al lado de una torre derruida. Un robot sin pilas, detenido en un gesto amenazante junto a la pista de los aviones, a punto de despegar hacia países distantes. El hombre araña, encaramado en la cortina, lanza un sutil hilo en que te enredas. Lo persiguen un león y un elefante.

 

Piezas sueltas de puzle se mezclan debajo de la cama con vagones de un tren descarrilado. Hay tornillos, un serrucho, y alicates. Máquinas que reparar. Hay armas, pistolas de agua, una escopeta, espadas de cartón, un casco de legionario romano y un parche de pirata. Lápices desparramados, sonajeros y linternas. Barcos, botones, guantes, cintas, serpentinas. Esparcidos por la casa como cuerpos en un campo de batalla, personajes de una historia interrumpida por la noche, por el sueño, como sombras sigilosas aguardando que te alejes y que dejes de mirarlos. La caja de música guarda silencio, caballos galopan inmóviles bajo la cama.

 

Tambores, maracas, pitos, cascabeles.  Serpientes de goma, una araña, tres barcos navegan hacia un continente lejano, hacia otro planeta, astronautas naufragan en los pliegues de la alfombra, el cubrecamas es un campo de cadáveres, insectos gigantescos devorando las cabezas de soldados derrotados. Una retroexcavadora abre camino. En la sombra un monstruo acecha, una pantera que es de sombra, que es la sombra, que es tu sombra que se alarga en la planicie, río abajo, selva adentro, tengo miedo, escucho ruidos, no son nada, son los pasos del vecino, solo un trueno, solo un golpe o un disparo, son sirenas de ambulancias o bomberos, bombarderos que nos buscan.

 

Submarinos torpederos que amenazan con hundirnos, pajarracos de rapiña que te agarran y te raptan y te arrojan al abismo, que te arrastran hacia arriba, donde el aire se adelgaza, que te llevan hasta el fondo de los mares donde nadan los delfines, tienen dientes, no papá no son delfines, tiburones o pirañas, un tesoro sumergido, los tentáculos te atrapan, ya, tranquilo, pajarito, no son nada. No son nada. Son un cuento, son canciones. Un puñado de palabras esparcidas por la pieza, de la página a tu oreja. Curvas, trazos, puntos, comas y paréntesis. Letras ligeras y gruesas, esbeltas, macizas, sencillas, sinuosas, sensuales, austeras, esquivas, altivas, humildes, hurañas. Son sílabas sueltas, sonidos, saetas que surcan el aire, silbidos, susurros.

 

Palabras pequeñas, enormes, difíciles, raras. Abiertas, cerradas, secretas, jolgorios, gemidos, quejidos, conjuros.  Alquimia del verbo y fiesta de la voz. Tu cuerpo es un juguete que olvidaste sobre la alfombra y que aguarda una mano. tu alma son las pilas ya gastadas, no recargables, ¿resucitarás? Juguetes esparcidos por la página, palabras esparcidas por la casa. Juguetes arrasados por el tiempo. Palabras arrastradas por el viento. Palabras arrastradas por el tiempo.  Palabras arrastradas por el viento. Palabras arrastradas por el tiempo.  Palabras arrastradas por el viento. Palabras arrastradas por el tiempo.

 

Fernando Pérez, Santiago

BANQUETE NOTABLE

1º TIEMPO

Sopa de calabaza criolla con una leve tendencia asiática + una lluvia de semillas maravillosas.

2º TIEMPO

Ave María al curry del jardín.

Arroz blanco sol naciente  + verduras asadas en el bosque.

 

3º TIEMPO

Torta pop mamá 

ESENCIAS NOTABLES

Pan amasado con lágrimas de cebolla

 

Diversas sangres divina(o)s 

Presencias eternas notables 

Chet Baker, Ella Fitzgerlad, Bob Dylan, Nina Simone, Luis Amstrong, Jacques Brell, Stan Getz

1/5